Cleopatra. La seducción del poder

Nacida en el 69 a.C.,  Cleopatra Filopator Nea Thea, o Cleopatra VII fue la última reina de Egipto y de la dinastía ptolemaica, fundada por un general de Alejandro el Magno. Si hay algo que sabemos a ciencia cierta de este conocido personaje es, que supo utilizar el sexo, el poder y el asesinato para conseguir sus objetivos. Las recientes investigaciones nos acercan un poco más a la figura real de este fascinante personaje, alejando la mitología que sobre ella se cierne. Adentrémonos en su historia.

Moneda con representación de Cleopatra.

Moneda con representación de Cleopatra.

Su padre fue Ptolomeo XII y su madre probablemente Cleopatra VI. Según algunas fuentes Cleopatra habría envenenado a su hermano de trece años para hacerse con el control total de Egipto, así como a su hermana pequeña. Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de estas historias las escribieron los romanos, y estos, no la tenía en muy alta estima.

En el 51 a.C. muere el padre de Cleopatra, lo que la convierte en co-gobernante junto a su hermano Ptolomeo XIII a la edad de 18 años. Como es de esperar, estos comenzarían a rivalizar entre sí pasados dos años, por lo que esta, es enviada al exilio. Egipto posee una excelente ubicación con un prestigioso puerto en Alejandría que comunica con el mediterráneo, en estos momentos gobernado por el pueblo de Roma. Es por este motivo que Cleopatra pondrá sus miras en la figura de Julio César, que había sido elegido dictador por el senado de Roma. El 2 de octubre del 48 a.C. este llegará a las costas egipcias.

Mapa del Imperio Romano.

Mapa del Imperio Romano.

Una personalidad magnética, un gran intelecto (pues conocía cinco lenguas) y su habilidad para utilizar las características físicas, lograron conseguir el favor de Julio César, teniendo lugar la batalla del Nilo (48 a.C.), donde Ptolomeo es muerto ahogado por su propia armadura de oro. Nueve mese después de conocer a César, Cleopatra da a luz a un varón al que dará el nombre de Cesarión (pequeño César).

Relieves de Cleopatra y su hijo, por Julio César en el Templo de Dendera.

Relieves de Cleopatra y su hijo, por Julio César en el Templo de Dendera.

En los idus de marzo del 44 a.C., Julio César es asesinado y el mundo de Cleopatra se derrumba a su alrededor, pero actuó rápido evadiendo las posibles amenazas a su gobierno en Egipto; algunas fuentes dicen que envenenaría a su hermano, probablemente con acónito u otro tipo de plantas a sus disposición. Es en este momento, cuando pone sus miras nuevamente en un general romano, Marco Antonio.  En un momento en que el Imperio Romano se encuentra dividido en dos hemisferios (el este, gobernado por Octavio y el oeste, por Marco Antonio). Este se convertirá en el gran amor de Cleopatra, pero esta relación va más allá, llegando hasta el terreno político.

Al darse a conocer por Octavio el testamento de Marco Antonio, en el cual especificaba que pretendía trasladar la capital del Imperio a Alejandría y que los hijos entre este y Cleopatra serían los herederos, se precipitó un ejército hacía la costa oeste de Grecia. Allí tendría lugar la batalla naval de Actium (31 a.C.), donde la flota de Octavio acaba por resultar victoriosa. En medio de la batalla, Cleopatra dio la vuelta hacía Egipto dejando en la estacada a Marco Antonio, este la siguió en vistas de la derrota inminente y de la pérdida de su amada. Finalmente Octavio llega a las puertas de Egipto y Marco Antonio se suicida, ante lo cual se dice que Cleopatra lloró como si hubiese perdido lo más importante de su vida.

Acuñaciones de Marco Antonio y Cleopatra.

Acuñaciones de Marco Antonio y Cleopatra.

A los 39 años de edad, la suerte de Cleopatra se había agotado, y siendo prisionera de Octavio llevaría a cabo su último golpe. Se dice que esta se suicidó mediante la letal mordedura de una serpiente, probablemente de una cobra egipcia. Este, y otros episodios de su vida, nos dan buena muestra de la teatralidad que este personaje mostró hasta su último suspiro.

Me gustaría recomendar la película Cleopatra, de 1963 protagonizada por una espléndida Elizabeth Taylor, Richard Burton en el papel de Marco Antonio y Rex Harrison como Julio César. Sin duda, una de las adaptaciones cinematográficas que mejor se adaptan al contexto histórico de la época.

Elizabeth Taylor en el papel de Cleopatra.

Elizabeth Taylor en el papel de Cleopatra.

 

Finalmente terminaré con una frase del célebre jurista y filósofo romano Marco Tulio Cicerón, “la vida es gobernada por la fortuna, no por la sabiduría”.

Anuncios

~ por divinacomedia8 en diciembre 23, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: