Tartessos. El mítico reino del oro y la plata

Mucho es el tiempo que llevo sin publicar, y como bien dicen, “año nuevo, vida nueva” aquí estoy de nuevo para nutriros de las curiosidades más diversas. Sin más dilación, espero que las disfruten.

Dentro del ámbito de influencia ibérica a partir del I milenio se desarrolla el término de cultura tartésica. Son numerosas las fuentes que hacen referencia a Tartessos dentro del ámbito mediterráneo occidental; así según el Antiguo Testamento, las naves de Salomón, rey de Israel, volvían cada tres años cargadas de oro de un lejano y misterioso lugar llamado Tarsis. Término este último que aparece vinculado en las fuentes semitas a la figura de Hiram de Tiro, rey de la ciudad fenicia de Tiro.

Ruinas de la cuidad de Tiro.

Ruinas de la cuidad de Tiro.

En la actualidad, la problemática tartésica se centra en dos cuestiones principales:

– La primera en cuanto a la localización de Tartessos en la Península Ibérica, por cuanto las fuentes semitas solo hacen referencia al extremo más occidental del mediterráneo, sin mencionar un ámbito concreto. Según el historiador Antonio García Bellido,  las fuentes griegas permiten localizar Tartessos en el medio día peninsular, el actual suroeste mediterráneo, concretamente en la zona del bajo Guadalquivir. El poeta griego Anacreonte hace referencia al soberano  tartésico de nombre Argantonio, el cual extendería su influencia sobre el sur peninsular. Así mismo Heródoto  en el siglo V a.C hace igual referencia a dicho monarca.

– En segundo lugar,  la problemática se centra en sí podemos identificar el término de Tarshis, que aparece en las fuentes semíticas con el término de Tartessos de las fuentes griegas. Según García Bellido, esto sería viable, sin embargo no es así para el historiador Bosch Gimpera. 

Pero, con independencia de los problemas terminológicos, la localización de Tartessos sigue siendo el principal problema a resolver, llegándose a cuestionar su existencia, puesto que las excavaciones no han dado resultados concluyentes. Los únicos datos seguros lo constituyen las referencias que las fuentes antiguas proporcionan en relación a Tartessos; situable en el extremo más occidental mediterráneo y con una economía basada en la riqueza metalífera y las actividades comerciales.

Localización posible de Tartessos.

Posible localización de Tartessos.

A comienzos del I milenio a.C. se produce la llamada época de las colonizaciones, una serie de oleadas migratorias que afectarán a la península. En este periodo la mayor parte de las poblaciones orientales del mediterráneo habían adquirido un desarrollo cultural y técnico superior al de las occidentales, por lo que van a necesitar de materias primas para proseguir su evolución.

Así pues, los primeros contactos por parte de semitas y griegos obedecerá a factores económicos en general, teniendo como objetivo la adquisición de metales como el oro, la plata, el cobre y el estaño. También destaca la influencia cultural y religiosa que se documenta en las excavaciones arqueológicas, como el culto a la diosa fenicia Astarté. 

Diosa Astarté, siglo VIII a.C. Museo Arqueológico de Sevilla.

Diosa Astarté, siglo VIII a.C. Museo Arqueológico de Sevilla.

Piezas de oro halladas en La Aliseda, Cáceres pertenecientes a un ajuar funerario del ámbito tartésico.

Piezas de oro halladas en La Aliseda, Cáceres pertenecientes a un ajuar funerario del ámbito tartésico.

Dentro de la Península Ibérica los asentamientos semitas y griegos se darán en las zonas de mayor importancia minera. La actual provincia de Huelva para la obtención de cobre, la zona de Almería y Sierra Morena para la obtención de plata y el estaño, procedente del noroeste y las islas británicas.

En 1958 se hallaron en el cerro de El Carambolo, próximo a Sevilla, casi tres kilogramos de oro que precedían de la excavación de un recinto sagrado edificado allí en el siglo VIII a.C, que fue remodelado y ampliado en el siglo siguiente. Aunque el santuario es de tipo fenicio, su altar en forma de piel de toro extendida, que se corresponde los pectorales del tesoro que tienen igual forma, constituiría un rasgo original del mundo tartesio. 

Tesoro de El Carambolo, Sevilla.

Tesoro de El Carambolo, Sevilla.

Desde entonces, las discusiones se han centrado en hasta qué punto los restos materiales de la cultura tartésica corresponden, en realidad,  a manifestaciones fenicias o bien son el producto de un desarrollo original, surgido bajo el estímulo fenicio y que seguía esquemas propios del mediterráneo oriental.

Mito o realidad, tan solo las posteriores prospecciones arqueológicas dirán.

Anuncios

~ por divinacomedia8 en diciembre 19, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: